Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Auteurs invités [Forum] [Contact e-mail]
AUTEURS INVITÉS
Depuis avril 2004,
date de la création
du premier numéro
de la RALM.
La hostia
Navigation
[E-mail]
 Article publié le 21 juillet 2019.

oOo

Aquel miércoles veinticuatro de septiembre de mil novecientos cincuenta y cuatro, desperté gracias a la gran tronadera de cohetes y bombas, quemadas por la gente del barrio, en honor de su patrona, la Virgen de Las Mercedes.
La misa solemne concelebrada por el obispo conciliar Lucio Torreblanca, asistido por los sacerdotes, Magín Torreblanca, su sobrino y el padre Polo, quienes nos daban clases de música, coro y liturgia, por ser alumnos del Seminario Conciliar de Chiapas y acólitos de la catedral.
Comenzó a las ocho de la mañana, con un quórum impresionante, (como que muchos querían reconciliarse con Dios en esa hora y fecha). Aprovechando el momento antes de la comunión, el padre Polo me llamó al confesonario.

— -¿Qué se le ofrece padre ?

— -No te hagas pato. No te has confesado desde que entraste a la escuela de música, donde nos conocimos. Ahí supe de tus andanzas de niño pecador---asentí y me hinqué. Fue la última vez que hice esa práctica espiritual. Tras ser absuelto y sintiéndome purificado, me acerqué al padre Magín.

— -¿En qué puedo ayudarlo

— -Apóyame para formar dos filas con quienes van a comulgar, partiendo del altar hacia la puerta de entrada, los hincas frente a frente, con espacio para poder ofrecerles la santa comunión.

— -¿Yo lo voy a asistir ?

— -Llama a Pedro, mientras yo voy por el cáliz con las hostias.
Así lo hice y a los pocos minutos llegó el sacerdote acompañado de Pedro, quien ya traía los elementos de apoyo.
Nos acomodamos Pedro, con la charola de bruñido metal, a la derecha del párroco, para controlar la recepción de la hostia y así evitar que eventualmente se le cayera a alguien al recibirla. Yo, a la izquierda prácticamente haciendo bulto con una vela encendida en mi mano.
 Y se inició el rito : el oficiante agarró una hostia del cáliz con los dedos pulgar e índice derechos y se la puso al afortunado en la boca, en tanto decía : "corpus domini nostri Iesu Christi det vitam aeternam, creí escuchar de la voz baja del padre Magín. Algo así como : " el cuerpo de nuestro Señor Jesucristo da vida eterna".
Todo iba muy bien hasta que Pedro, estornudó en el momento cuando una hostia cayó en la bandeja y de ahí, al piso de duela del vetusto templo. El silencio se manifestó en todo su poder.
El oficiante tomó la vela de mi mano, chorreó el piso con cera, a un lado de la hostia y la puso en el centro del coágulo caliente, asentándola hasta inmovilizarla. Se irguió para seguir impartiendo la comunión, conmigo como su asistente.

— -¡Quédate cuidando que no la pisen o muevan !---dijo a Pedro---. Terminando vendremos a levantarlas.
Mientras yo iba en oración, pidiendo que no estornudara y dejara caer la bandeja u otra hostia.

Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Espaces d'auteurs [Contact e-mail]
2004/2019 Revue d'art et de littérature, musique

publiée par Patrick Cintas - 12, rue du docteur Sérié - 09270 Mazères - France

Copyrights: - Le site: © Patrick CINTAS (webmaster). - Textes, images, musiques: © Les auteurs

 

- Dépôt légal: ISSN 2274-0457 -