Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Espaces d'auteurs [Forum] [Contact e-mail]
Navigation
I - Pajas
Paja del padre nuestro (Patrick Cintas)

[E-mail]
 Article publié le 5 septembre 2021.

oOo

— Os diré lo que va a pasar.

El que habló se llamaba Chiron. Era un hombre de mediana edad, no muy alto, que llevaba una gorra y un mono de la misma marca. Tenía una cara rubicunda y unos dientes raros y amarillos. Me llamó la atención la ausencia de orejas. O más bien sus orejas se reducían a dos muñones amorfos y violáceos. Desde el principio, me cayó mal.

Había venido con Olivia y Pedro. Habíamos viajado toda la noche en un tren sin literas para dormir. Esta promiscuidad me había puesto de cabeza. Soy un hombre de campo. Mi casa no es un castillo, pero uno se siente muy a gusto en ella, yo primero. Olivia me prometía una aventura sin futuro y Pedro fue mi aventura de una noche. Esto en dos áreas muy diferentes : Olivia en el ámbito del placer carnal y Pedro en el de los viajes. Chiron nos había advertido que el Cornelius era una ruina. Nos hemos equivocado al confiar en Bertram. Nadie confiaba en Bertram, lo que explicaba su pobreza y su temperamento.

— Tendrás la oportunidad de sufrir una de sus rabietas, dijo Chiron, deteniendo el coche. ¡Y has pagado en efectivo !

— Qué juego de palabras que promete problemas con los que desearía no tener que lidiar !, exclamé, buscando la sonrisa de Olivia.

— Estás contando historias, Chiron. Como siempre...

— ¡Oh, sí ! ¡He contado algunas historias ! ¡Pero nunca como ésta, Sr. Gálvez ! Nunca me ha escuchado como me está escuchando ahora. Pero estamos llegando. Se va a caer de por muy alto...

Mientras decía esto, miró por el espejo retrovisor donde brillaban los ojos de Olivia. Yo mismo podía ver el perfil, por así decirlo. Nunca me había dado esa ventaja sobre los demás. Ella abrió la puerta por su lado, Pedro abriendo la otra por el suyo, mientras yo estaba sentado en el reposabrazos. El amasado de mis pelotas me había sacudido.

— ¡Aquí viene la bestia ! llamó Chiron desde el borde del muelle.

El agua chapoteaba nerviosa. Sus algas negras extendían sus tentáculos sobre el hormigón del muelle. Tenía miedo de resbalar. Pedro me sostuvo. Su fuerte mano abrazó mi codo. Me gustaba el dolor, pero no tanto.

— A mí no me parece tan malo... decretó mi amigo en lo que quedaba de la oreja derecha de Chiron.

— No se trata a un barco como a un hombre, gruñó. Dicen que LA Cornelius...

— ¡Tiene unas buenas sobras, admítelo, Chiron !

Pero Chiron no estaba de acuerdo. En su opinión, Bertram era todo un canalla. Y nos había engañado. No tenía nada más que decir.

— ¡Pues no digas nada ! dijo Pedro mientras tomaba la mano de Olivia y ella se dejaba llevar a la cubierta.

Se había quitado los zapatos. Había estado frotando sus piernas desnudas contra las mías durante todo el viaje ; primero en el tren, luego en el coche. ¿Cómo puede ser ? dijo Pedro, ese pequeño personaje de enaguas griegas que me sirve de conciencia cuando ya no soy yo mismo. Es posible, dije. Cambiando de lado... Un lado de Olivia, luego el otro. De esta manera, podría frotar sus dos piernas con las mías. ¿Le sorprendió a Pedro esto ? ¿Y qué pensaba ella ?

Como ya estaba ella en cubierta con Pedro, acepté la fuerte mano de Chiron quien me ayudó a cruzar la pasarela. Abajo, el agua negra no era visible. Puse los pies en la cubierta con aprensión. La flotación siempre me confunde. Prefiero sumergirme en el agua y dejarme llevar por sus acariciantes ondas. Yo soy así y Pedro lo sabe. Olivia, en cambio, sabe tan poco de mí que sigue siendo una desconocida para mí. Chiron se unió a nosotros. Bertram era su esperpento.

— Te diré lo que va a pasar, repitió.

Ya no le escuchábamos. Olivia estaba encantada. Sin duda, podría verse sometida a los movimientos del barco, lo que sin duda la inspiraría. Su lengua estaba tan húmeda que Chiron estaba preocupado. Sin embargo, sólo mencionó una fiebre sin tema a sufrir. Pero Olivia no tenía intención de sufrir, al menos no de la forma en que lo hacía la enfermedad, un tema que Chiron parecía conocer bien. ¡Por qué razones ? no quise preguntarme.

— Esta Cornelius servirá, decretó Pedro, mirando al amable Chiron.

— Como ya le has pagado... se río éste.

— Pedro siempre paga con creces, dijo Olivia, que siempre parece un poco tonta cuando se mete en cosas que no son de su incumbencia.

Exploramos la nave sin escatimar en comentarios. Chiron me siguió, riéndose cada vez que abría la boca. Olivia me echó miraditas nada elogiosas. Pedro, como patrón a bordo, ya se comportaba como un capitán al que debíamos someternos sin amotinarnos. Este viaje ya me estaba aburriendo. Y Chiron no había dicho una palabra sobre lo que pensaba que iba a pasar. Estaba ansioso por escucharlo. Y apenas podía esperar.

— ¿Estás listo amigo Ismael ? Pedro me preguntó de repente.

No estaba bromeando. Pero, ¿qué papel desempeñaría la bella Olivia ? No lo dijo.

— ¡Que la costa nunca desaparezca de mi horizonte !

— Veo que el señor no es un viajero... dijo sin mirarme.

— ¡Veremos a mucha gente ! se acurrucó Olivia con mi amigo de toda la vida.

Peter estaba en mi hombro. Me rascó un poco la mejilla para evitar que dijera una de esas cosas desagradables que siempre me alejan de los demás cuando estoy entre ellos para perderme.

— ¿Qué le parece, Chiron ? dijo Pedro.

— Puedo decirle lo que pasará...

— ¡Bueno, dígalo ! ¡Que le escuchemos de una vez por todas !

— No quiero molestarlo, Sr. Gálvez...

— ¡Prometo estar tranquilo ! Hable...

— Bueno, aquí va...

Pedro abrió la botella y llenó los vasos, el de Chiron más que el nuestro. Me apreté contra Olivia, decidido a frotar su pierna con la mía y a hundirme en la hendidura de su ligera camiseta.

 

— « Bueno, voilà, comenzó Chiron. Nadie puede decir que conozco a Bertram menos que todos ustedes juntos. Si alguien puede hablar de él sin equivocarse ni un segundo, soy yo. ¡Y años y años ! ¡Que, si la luz no fuera tan rápida, estaría mintiendo ! Pero a este Bertram, no puedo olerlo como puedo meter la nariz en una cesta de mariscos dejada en la playa por un turista que huye de la subida de la marea. Nos criamos juntos, pero él se quedó abajo. Con el minushabens que personalmente no frecuento. ¡Tengo un negocio, señor ! Y cuando digo señor, es una forma de hablar de este caballero que no es un caballero. En fin (digo en fin porque veo que la señorita se está impacientando, poco acostumbrada como está a las conversaciones que la experiencia aconseja a las almas a la deriva) ... en fin, lo odio. Y tengo buenas razones para odiarlo, porque si sólo se tratara de que no me gusta, me quedaría con vagas impresiones sin darles más importancia que esa.

Mi odio hacia Bertram se remonta a mucho tiempo atrás... éramos niños. Y como yo era el hijo de un trabajador y él era el vástago de un vago, nuestros caminos se cruzaron el día que tuve tantas ganas de darle una paliza que me contuve. Sabía que podía llegar lejos en esa dirección. Y como está prohibido... seguí mi camino. Así que nuestro primer encuentro no se produjo.

Tuvimos que esperar. Esperar qué, no lo sabía. Una razón era probablemente la única manera de poner fin a esta insoportable espera. Pero una razón, no un simple fermento que no tendría valor como explicación ante mis jueces. Pero aquí estaba : se me escapaba la razón. Se había vuelto tan ilógico que estaba perdiendo la cabeza.

Mi padre, que se esforzaba por evitar que cayera en la bebida, me dijo que acabaría encontrando una, y que tendría (disculpe mi franqueza, querida señorita) un coño entre los muslos. Ah, pero entonces, me dije, si eso es todo lo que hace falta, tendré que quitarle el objeto de su lujuria. Así que empecé a vigilarle de cerca para conocer su vida sexual y lo que hacía con ella. Estos hijos míos buenos para nada siempre van con chicas de su misma procedencia y como dije, no eran para mí. A algunos los conocía de vista, como a todos los demás. Se pavoneaban en finos aseos frente a los escaparates de nuestras mejores tiendas. Por aquel entonces, no tenía ni idea de lo que era el comercio, ni siquiera la idea de convertirme en comerciante, para elevarme por encima de los míos y relacionarme con estas chicas que, reconozcámoslo, no eran tan bellas como las nuestras, ni tan simpáticas como las que necesitábamos en caso de matrimonio u otros proyectos.

— Si eso es lo que esperas, viejo Chiron, dijo un amigo mío en ese momento, ¡vas a esperar mucho tiempo !

— ¿Y por qué iba a esperar tanto tiempo ?

— ¡Y es que Bertram es un maricón !

Enseguida vi lo que mi amigo quería decir, que si quería encontrar una razón para odiar a Bertram, ¡tenía que entrar en su compañía ! Estaba todo volcado, como le ocurrirá a este barco. Porque, debo decir, o esta historia carecerá de sentido, yo también tenía un gusto particular por mi propia especie. Pero, por supuesto, nadie sabía de esta supuesta inclinación antinatural mía por los seguidores de la familia concebida como fundamento de la sociedad. Era mi secreto mejor guardado. Hablo de ello ahora porque todo el mundo sabe que engaño a mi mujer.

Sucedió, como estaba escrito, que Bertram era menos discreto que yo. Así que le pillé con un joven de su clase. Se acariciaban en los aseos del jardín público. Lejos de disgustarme por ello, le tomé gusto a estas visiones, tanto que busqué, por desgracia, sin precaución, una aventura similar. Y como no tengo tanta suerte como Bertram, me atrapó mi propia madre.

¿Crees que se compadeció de su hijo y guardó el silencio que exige mi dignidad de varón concebido para ser padre ? ¡No lo creo ! Fue a informar al peor intermediario que se pueda imaginar : mi padre. Se puso tan furioso que la policía llamó a la puerta. Hizo falta un montón de argumentos, todos ellos espurios, para convencerles de que no tenía intención de ir más allá de las palabras. A mi madre le fue tan bien que volvieron a su perrera. Sin embargo, dentro de la casa, el ambiente era caluroso. Mi padre, acallado por las intrigas de su mujer, no cejaba en su empeño.

— Debes estar tranquilo, dijo ella, frotándole la cara con un ungüento de su propia composición. Nadie debe saber...

— Pero uno pensaría que, si hace eso en un baño público, ¡todo el mundo se enteraría !

— No volverá a ir a ese mal lugar, me lo prometió.

— Pero, ¿dónde está él, este hijo indigno del amor de su propio padre ?

Mi padre se cuidó de no decir nada más sobre sus relaciones amorosas. Y mi madre no preguntó por ello. El único sujeto de esa noche oscura fui yo. Y mi amigo Leonato... »

 

Mientras pronunciaba este nombre sin duda precioso, Chiron sacó su enorme polla de los pantalones. Ya estaba empalmado. Olivia hizo una mueca de horror, pero pude ver que esa visión inesperada no la desesperaba. Pedro se quedó sorprendido y se sirvió varias copas seguidas.

— ¿Qué está haciendo ? pregunté, como se preguntaría a un tendero que está añadiendo otra palada a la balanza por el bien del comercio.

— ¡Oh, no sean tan formales, amigos míos ! ¡Lo que os estoy mostrando, me lo hizo Bertram !

— ¿Le ha hecho eso ? chillé, porque nadie a bordo podía imaginar de dónde había sacado Bertram ese formidable poder.

— ¡Él me lo hizo a mí ! ¡Me ha dejado lisiado !

Y en un suspiro que lo desinfló (a Chiron, no a su polla), éste casi vomita en su bebida :

— ¡No he vuelto a desempalmarme desde entonces !

Así que habíamos llegado al punto en el que había que contar la razón de este priapismo. Cuando Olivia adelantó los labios, intervine :

— ¡No, querida ! ¡Que nos cuente primero cómo se las arregló Bertram para desencadenar semejante erección ! ¡Y una priápica ! Esto es, si Chiron no nos está mintiendo. ¡Todavía tiene que decir la verdad !

 

 

Un commentaire, une critique...?
modération a priori

Ce forum est modéré a priori : votre contribution n’apparaîtra qu’après avoir été validée par un administrateur du site.

Qui êtes-vous ?
Votre message

Pour créer des paragraphes, laissez simplement des lignes vides. Servez-vous de la barre d'outils ci-dessous pour la mise en forme.

Ajouter un document

 

www.patrickcintas.fr

 

Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Espaces d'auteurs [Contact e-mail]
2004/2021 Revue d'art et de littérature, musique

publiée par Patrick Cintas - pcintas@ral-m.com - 06 62 37 88 76

Copyrights: - Le site: © Patrick CINTAS (webmaster). - Textes, images, musiques: © Les auteurs

 

- Dépôt légal: ISSN 2274-0457 -