Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Espaces d'auteurs [Contact e-mail]
ESPACES D'AUTEURS
Ces auteurs ont bien
voulu animer des
espaces plus proches de
leurs préoccupations
que le sommaire de la
RAL,M toujours un peu
généraliste.
Porfirio Mamani-Macedo - La poética de Santiago Montobbio en El teólogo disidente
Navigation
[E-mail]
 Article publié le 5 janvier 2014.

oOo

Este libro de Santiago Montobbio (Barcelona-1966) está entornado de un sutil romanticismo encubierto, en medio de una realidad palpable, que crece como van creciendo sus versos uno tras otro. Hay en este libro un rastro de lo sublime, y de la dureza de la vida, retratado a través de sentimientos vertidos como ondas que se agrandan sobre la superficie llana y accidentada de la vida. Está la noche como una rara cumbre donde resuenan los silencios y los olvidos que percibe el poeta cuando camina por una "ciudad tristísima", la cual se ha transformado por un efecto exterior, pero que parece revivir en lo interno del poeta. Las palabras son huellas que brotan como hierbas para poblar o descubrir los "misterios sepultados" que palpitan en el tiempo y los caminos.

Por ahí, mientras cruza como cualquier hombre la miseria que perdura, redescubre su propia existencia, desnuda e inundada de experiencias. Llega incluso a afirmar que "no existe la muerte". Así traspasa las fronteras imaginarias, que acosan a la voz poética. Se nota que en la poética de Santiago Montobbio, hay una lucha interna, un desafío profundo, mediante el cual parece buscar un mundo ausente, un mundo que se ausenta, como los desconsolados crepúsculos que se pierden en el limbo de la tierra. La fuerza poética parece tocar la nada, la existencia de todo aquello que existe, tras vivir experiencias, donde se siente también la nada como algo concreto ; allí donde nadie debe interrumpir el silencio que se abre como plegarias sugeridas en los "poemas decapitados", cuyo centro se afirma en un amor desierto. La voz de Santiago Montobbio va por las orillas de precipicios, cuyos vacíos son colmados por realidades sorprendentes que nos recuerdan la vida, el paso de la vida por el terrestre suelo.

En medio de este acercamiento a la esencia de la vida, aflora una amenaza que pretende desequilibrar el estado emocional de aquel mundo anterior, como lo refiere el poeta al decir : "nos han dicho que tenemos los días contados". Frente a este riesgo surge un halo que revela una fuerza congénita que muestra el otro lado no ingenuo del ser. La amenaza se presenta como un Ente que se oculta y no se oculta entre las vivencias que la voz poética describe. La presenta al acecho de la belleza, del amor, por eso dice con fuerza rotunda : "Detrás de cada noche se esconde una amenaza, y ante una amenaza sólo queda el balcón abierto". Esta amenaza, es ante todo un peligro, un arma que abre y cierra heridas profundas. Pero el poeta se aferra a una realidad evidente, aquella que nos muestra la crudeza, el rigor, la angustia de la vida, como abismos insondables que escrutan las sombras y la tarde, por donde parece merodear la voz poética de Santiago Montobbio. Esa es una voz silente que profana ruidos, que profana al asedio de la muerte, así nos conduce hacia límites apenas imaginados.

Es constante el estado de rebeldía con un lenguaje propio y cuidadoso, en el cual se observa un resentimiento humano muy marcado. La voz poética de Santiago Montobbio encarna un ser solitario, que recorre el mundo afrontando la fatiga, reviviendo recuerdos que perduran en cada paso que da por el tiempo y la vida. La soledad es patente, aunque trate de encubrirla con supuestos cómplices, ella es más fuerte, hasta que el mismo poeta lo revela con denuedo : "hablo en plural para fingir no estar tan solo". La soledad, es pues, en la obra de Santiago Montobbio, una compañera fiel que no se oculta para nada, ni ante nada. Con ella busca encontrar a alguien que parece haber perdido tras las sombras del pasado, más allá de las tardes y las noches. En aquella lucha-búsqueda brotan temores que moran en lo más secreto de la voz poética. El amor es una lumbre que se busca, hacia esa luz parce guiarlo, en medio de temores que crecen con la tarde a lo largo de la vida. La tarde o la tardanza, son dos paradigmas que se unen para afrontar ese posible encuentro o reencuentro, sea con la vida, sea con el amor. En esa travesía silenciosa, despiertan temores, desesperanzas que intentan desmedrar la ilusión, la luz, la fe. El poeta refiere por momentos un estado de resignación que parece abatirlo al decir : "ya habíamos aceptado todas las derrotas", pero más allá de este sentimiento renace la "terquedad" como otra sombra para sobrepasar aquel destino extraño del silencio.

En los escombros por los cuales se aventura la voz poética, logra tocar extremos que parecen arrástralo a un recóndito espacio donde existe y permanece la nada, a tal límite que resuena en su ser : "No somos nada". El nihilismo aparece ante dos espacios, dos extremos, dos limbos que unen la existencia humana : la vida y la muerte. En ese ancho y estrecho paisaje mora la voz de Santiago Montobbio, pretendiendo vivir, o pretendiendo morir ; pero lo que más resuena es una fe, una esperanza que sobrevalora lo que se vive, lo que falta vivir, así como lo sugiere el siguiente verso : "la única edad del hombre es la que calla" ; es decir, aquello que permanece como una fuerza oculta, la cual ha de concretizarse en algún momento del futuro, lejos del pasado muerto, lejos del presente hostil y dudoso.

A través de este libro, la poética de Santiago Montobbio, se afirma más allá de los silencios, de los olvidos posibles que pueden atormentar la vida de cualquiera. Esta voz poética resuena como un desafío, un compromiso con la palabra, una solidaridad con el hombre universal, de allí la universalización de la voz de este poeta, tal como lo menciona en estos versos : "Señor, tendréis que perdonarnos, / pero no es ningún secreto. Aquí, / en esta inútil tierra que nos dieron, / todos somos poetas."

Porfirio Mamani-Macedo
Santiago Montobbio, Le théologien dissident, Éditions Atelier La Feugraie, Paris, 2008. (Traducción al francés de Jean-Luc Breton).
Publicado en Cultura de Veracruz, Nº 38, Veracruz, México, Diciembre 2008

Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Espaces d'auteurs [Contact e-mail]
2004/2019 Revue d'art et de littérature, musique

publiée par Patrick Cintas - 12, rue du docteur Sérié - 09270 Mazères - France

Copyrights: - Le site: © Patrick CINTAS (webmaster). - Textes, images, musiques: © Les auteurs


- Dépôt légal: ISSN 2274-0457 -